VERANO CON JESÚS

Queridos hermanos!!!!!

Durante todo el verano la Oración continúa congregándonos en nuestra Comunidad
En Febrero los esperamos a las 19 hs.
Comunidad Carismática de Alianza Santísima Trinidad Grupos de Oración Juan 17,21

El Papa explica qué es la oración de intercesión

Benedicto XVI: “que no falte entre nosotros un germen de bien”

La oración de intercesión supone “sumergirse” en el abismo de la misericordia de Dios, que solo espera un germen de bien para perdonar y salvar al hombre.

El Papa Benedicto XVI comenzó hoy, en su catequesis de la Audiencia General, un recorrido por las grandes figuras bíblicas, para profundizar en el significado de la oración cristiana.

Comenzó hoy con la oración de intercesión, a través del conocido pasaje de la destrucción de Sodoma y Gomorra, en el capítulo 18 del Génesis, y la oración de Abraham tratando de salvar la ciudad.

Este pasaje bíblico, explicó el Papa, “narra que la maldad de los habitantes de Sodoma y Gomorra estaba llegando a su cima, tanto que era necesaria una intervención de Dios para realizar un gran acto de justicia y frenar el mal destruyendo aquellas ciudades”.

“Aquí interviene Abraham con su oración de intercesión. Dios decide revelarle lo que le va a suceder y le hace conocer la gravedad del mal y sus terribles consecuencias”.

Abraham afronta “enseguida el problema en toda su gravedad”, explicó el Papa, recordando el diálogo entre el Patriarca y Dios, en el que aquel pide que si encuentra cincuenta justos, no castigue a la ciudad.

Pero la petición de Abraham va mucho más allá de la justicia retributiva (no castigar a los justos igual que a los culpables), sino que es “mucho más seria y profunda”.

Lee aquí el texto completo

Lee aquí mas enseñanzas del Papa Benedicto XVI

Testimonios – Jesús nos escucha

MARIA LILIANA, Da las gracias porque pidió oración por otra persona que estaba con fuertes dolores de ciática y no se podía levantar de la cama. Estuvo con ella y dice que al día siguiente de haber pedido oración a nuestro ministerio de Intercesión Ejército de Gedeón,  se pudo levantar normalmente sin ningún dolor.

BENTIDO SEA DIOS POR SU GRAN AMOR DE PADRE, BENDITO SEA DIOS POR ESCUCHAR SU ORACION, BENDITO SEA DIOS.

BENDICIONES.

Testimonios del Poder de Dios

Hola Hermanos:

Les compartimos estos testimonios que fueron dados en la última Misa al Espíritu Santo en Favor de los Enfermos y Afligidos del mes de Diciembre

EDUBIJES:
Ella nos cuenta que comenzó a concurrir a los grupos de oración y el Señor Jesús está sanando su relación con sus hijos, y le está dando una nueva vida. Ella está muy contenta de estar en el camino de Jesús.

CRISTIAN:
El 26 de noviembre se quedó sin trabajo. Pidió oración a la comunidad y clamó al Señor Jesús por otro trabajo. El 30 de noviembre lo confirmaron en un nuevo trabajo para la Gloria de Dios.

OMAR:
En marzo le descubrieron cáncer. Comenzó los tratamientos y hace tres meses fue invitado por un hermano de la comunidad a concurrir a la misa al Espíritu Santo de los primeros domingos de cada mes. El cáncer rápidamente se redujo en un 70%, se siente bien y nos cuenta que los médicos están sorprendidos por la evolución favorable de la enfermedad. Gloria a Dios

Intercesión: Combate espiritual

Cyril John

La Guerra de Kargil que tuvo lugar de mayo a julio de 1999 entre mi país, India, y nuestro vecino Paquistán, fue denominada Operación Vijay. La guerra duró 50 días y según el Gobierno indio era necesaria porque Paquistán había ocupado ilegalmente parte de nuestro territorio en la zona fronteriza. De hecho, fue un intento valiente de recuperar territorio que siempre había pertenecido a la India y estaba en ese momento bajo ocupación paquistana. Algo parecido sucede en el ámbito espiritual donde se hace necesario el combate espiritual.

Todo el universo fue creado por Dios y “Dios vio que todo cuanto había hecho era muy bueno” (Gen 1, 31). Sin embargo, despacio y sin cesar el maligno logró ejercer su influencia sobre las personas, familias, lugares, organizaciones, movimientos, gobiernos e incluso naciones en su conjunto. La guerra que comenzó en el cielo entre los dos reinos (Ap 12, 7-12), continúa combatiéndose hasta ahora. San Pedro nos advierte: “Sed sobrios y estad vigilantes, porque vuestro enemigo, el diablo, ronda como león rugiente buscando a quién devorar” (1 Pe 5, 8). Lo que necesitamos hacer es detectar al enemigo y sus artimañas y no sucumbir al miedo o la histeria que busca demonios en cada situación.

Click aquí para leer el texto completo