Intercesión: Combate Espiritual

renovación carismática católica – comunidad santísima trinidad – intercesión combate espiritualCyril John

La Guerra de Kargil que tuvo lugar de mayo a julio de 1999 entre mi país, India, y nuestro vecino Paquistán, fue denominada Operación Vijay. La guerra duró 50 días y según el Gobierno indio era necesaria porque Paquistán había ocupado ilegalmente parte de nuestro territorio en la zona fronteriza. De hecho, fue un intento valiente de recuperar territorio que siempre había pertenecido a la India y estaba en ese momento bajo ocupación paquistana. Algo parecido sucede en el ámbito espiritual donde se hace necesario el combate espiritual.

Todo el universo fue creado por Dios y “Dios vio que todo cuanto había hecho era muy bueno” (Gen 1, 31). Sin embargo, despacio y sin cesar el maligno logró ejercer su influencia sobre las personas, familias, lugares, organizaciones, movimientos, gobiernos e incluso naciones en su conjunto. La guerra que comenzó en el cielo entre los dos reinos (Ap 12, 7-12), continúa combatiéndose hasta ahora. San Pedro nos advierte: “Sed sobrios y estad vigilantes, porque vuestro enemigo, el diablo, ronda como león rugiente buscando a quién devorar” (1 Pe 5, 8). Lo que necesitamos hacer es detectar al enemigo y sus artimañas y no sucumbir al miedo o la histeria que busca demonios en cada situación.

El combate espiritual

Aquellos que han experimentado el Bautismo en el Espíritu Santo y han entregado su vida a Jesús de nuevo, parecen estar siempre enfrentados al ataque activo de Satanás en tentaciones directas o sutiles. “Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal que están en las alturas” (Ef 6, 12). El conflicto implica a cada cristiano bautizado — no sólo a algunos grupos especializados como sacerdotes, misioneros, evangelistas, etc. El combate espiritual es algo en lo que todos nosotros estamos implicados. El ministerio de Jesús y sus seguidores arroja mucha luz sobre la obra de Satanás, su reino y sus estrategias. Necesitamos saber que el combate espiritual no es perseguir demonios. Se refiere a la actividad espiritual en la que usted y yo tenemos que implicarnos, contra los designios inicuos del maligno y su ejército, dirigidos contra Dios y Sus hijos.

La intercesión es combate espiritual

La intercesión en su verdadero sentido es combate espiritual, independientemente de si el intercesor es consciente de ello o no. Alguien definió la intercesión como “la oración santa, en fe y perseverante por la cual alguien suplica a Dios por otro u otros que necesitan desesperadamente la intervención de Dios”. El intercesor realmente construye un muro o permanece de pie en la brecha ante el Señor por la tierra o sus habitantes (Ez 22,30). Por permanecer en la brecha un intercesor facilita el proceso de recuperar la tierra o sus habitantes bajo la ocupación ilegal o influencia del maligno. El intercesor también les protege construyendo un muro. Pude entender la importancia de este pasaje bíblico y su conexión con el ministerio de intercesión cuando hice una visita a la Gran Muralla china, una de las Siete Maravillas del Mundo, el día 21 de marzo de 2009. La Muralla con una longitud de 6.400 kilómetros, grosor de hasta 9 metros y altura de hasta 7,5 metros, fue construida durante un lapso de 2.100 años, para proteger a las personas del Norte de China de los mongoles y otros invasores. Por medio de la oración, el intercesor también construye un muro (similar a la Gran Muralla de China) para salvaguardar al pueblo de Dios del ataque del enemigo.

San Pablo nos pide que nos unamos a él en su “lucha” por el Evangelio, diciendo: “Pero os suplico, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el amor del Espíritu Santo, que luchéis juntamente conmigo en vuestras oraciones rogando a Dios por mí” (Rm 15, 30). La lucha de la que habla es contra las fuerzas del mal. Esto nos da una instrucción bíblica de que la oración de intercesión es, sin duda, parte de una lucha intensa contra las fuerzas del mal. Pablo comprende claramente que él no está luchando “contra la carne y la sangre, sino contra…los Espíritus del Mal…” (Ef 6, 12). Por consiguiente, para que nosotros podamos interceder eficazmente como misioneros, debemos prepararnos como soldados para la batalla.

El enemigo

En una guerra es importante que conozcamos al enemigo, sus fuerzas, y sus estrategias. El enemigo en el combate espiritual es Satanás y sus espíritus malignos. Los pasajes de la Biblia Ap 12, 7-12, 17 y 2 Pe 2,4 junto con aquéllos de la caída del rey de Babilonia en Is 14, 12-15 y Ez 28,12-17, han creado la base para las enseñanzas de los Padres de la Iglesia de que Satanás y sus espíritus malignos eran ángeles que perdieron su lugar en el cielo por el pecado. Durante su Audiencia General el 15 de noviembre de 1973, respondiendo a la pregunta, “¿Cuáles son las necesidades mayores de la Iglesia hoy?” El Papa Pablo VI dijo: “Que no le sorprenda nuestra respuesta por demasiado simplista, supersticiosa o irreal. Una de las necesidades mayores es la defensa de ese maligno llamado el Diablo.” Es bastante obvio que la Iglesia está en continuo combate espiritual con Satanás y sus fuerzas malignas. Al mismo tiempo no deberíamos olvidar el hecho de que por medio de Su muerte y resurrección, Jesús ya ha derrotado al enemigo: “Y, una vez despojados los Principados y las Potestades, los exhibió públicamente, incorporándolos a su cortejo triunfal” (Col 2, 15).

El guerrero

Cada uno de nosotros debemos ser un guerrero en este combate espiritual. Pero, ¿por qué nos necesita Dios en la batalla? El dominio que estaba bajo Satanás nos ha sido restaurado por Jesús (Col 1, 13-14). A pesar de esto, Dios no ejercerá Su autoridad en un reino dado a nosotros e intervendrá sólo cuando le invitemos en oración (Ez 22, 30; Ef 6,18; 1 Tim 2, 1-4). Cuanto más nos impliquemos en el ministerio de intercesión, seremos guerreros más incondicionales.

El campo de batalla

¿Dónde entabla la batalla el enemigo? “Para los incrédulos, cuyo entendimiento cegó el dios de este mundo para impedir que vean brillar el resplandor del Evangelio de la gloria de Cristo, que es imagen de Dios” (2 Cor 4, 4). El campo de batalla, por tanto, es nuestra mente. Éste es el campo de batalla donde Satanás y sus fuerzas constantemente hacen la guerra para tomar el control de nuestros pensamientos, convicciones, decisiones e imaginación (2 Cor 10, 3-6). Somos testigos de esto a nuestro alrededor en estos tiempos.

Protección del guerrero

Cada cristiano tiene que ponerse la armadura de Dios si quiere sobrevivir a los ataques del enemigo. San Pablo nos advierte que nos protejamos con toda la armadura de Dios. ¿Cuál es entonces esta armadura de Dios que nos protege? “Revestíos de las armas de Dios para poder resistir a las acechanzas del Diablo. Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal que están en las alturas. Por eso, tomad las armas de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y después de haber vencido todo, manteneros firmes. ¡En pie!, pues; ceñida vuestra cintura con la Verdad y revestidos de la Justicia como coraza, calzados los pies con el Celo por el Evangelio de la paz, tened en la mano siempre el escudo de la Fe, para que podáis apagar con él todos los encendidos dardos del Maligno. Tomad, también, el yelmo de la salvación y la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios” (Ef 6, 10-17)

La carta a los Efesios fue escrita por Pablo entre el año 58 y 60 AD desde la prisión en Roma. Toma un legionario romano de su época, que debía estar vigilándole, y muestra las seis piezas de armadura que el legionario lleva normalmente. Hoy en día, los turistas pueden ver a personas mostrando las seis piezas de la armadura mientras permanecen de pie fuera de la prisión en Roma. Lo que lleva el legionario romano es comparado por Pablo a dotaciones espirituales para equiparse para el combate espiritual. Los cinco primeros son armadura defensiva y el ultimo — la espada del Espíritu que es la Palabra de Dios — es tanto ofensivo como defensivo.

Las armas

Para ganar la guerra, es absolutamente fundamental que el guerrero tome la ofensiva. Las armas a disposición del guerrero son: (i) el arma de la oración: “siempre en oración y súplica, orando en toda ocasión en el Espíritu” (Ef 6, 18); (ii) el arma de la alabanza: “los elogios de Dios en su garganta…” (Sal 149, 6) y (iii) el arma de la proclamación de la Palabra: existe un poder tremendo en la Palabra de Dios y siempre cumple su misión (Is 55, 11; Jer 23, 29; Heb 4, 12).

Conclusión

De los acontecimientos diarios de nuestras propias vidas personales y aquéllas de los santos, a la organización compleja de grupos, gobiernos y organizaciones, es obvio que Satanás y sus espíritus malignos conciben maneras para meterse a hurtadillas en casi todas las partes e intentar ejercer su influencia. Por lo tanto, aquéllos que quieren vivir una vida cristiana fructífera y santa deben reconocer la realidad de la existencia y las estratagemas de Satanás, y controlar y derrotarlo en el poder y autoridad del Señor Jesús. Explicando el fenómeno del combate espiritual, San Ignacio de Loyola dijo: “Contra este plan (divino) el diablo se lanza. Él es el principal e implacable enemigo. Desde los días del paraíso terrenal, no ha cesado de tentar a los hombres para destruirles. Sus tácticas son conocidas; aun cuando consigue hacer incontables víctimas, su procedimiento puede definirse fácilmente en tres palabras: punto de ataque bien escogido, operaciones secretas, y un asalto tanto más furioso donde le falta energía a la resistencia… Es indispensable, por tanto, la vigilancia, junto con la firme resolución de siempre hacer lo contrario de lo que él propone. Allí residen la sabiduría y la salvación”.

Anuncios

9 pensamientos en “Intercesión: Combate Espiritual

  1. EL PADRE AMORTH NOS CUENTA SOBRE LOS DEMONIOS:

    A estas preguntas y a otras similares respondió el padre Gabriele Amorth, el exorcista italiano más famoso, en un vídeo entrevista proyectada durante el Umbria International Film Fest, poco antes de la emisión de la película El rito, de Mikael Håfström, sobre sus propias prácticas exorcistas.

    El diablo, explicó el padre Amorth es, antes que nada, un espíritu creado por Dios como ángel. Como los hombres, también los ángeles fueron sometidos a un a prueba de obediencia en la que Satanás, que era el más esplendoroso entre los espíritus celestes, se rebeló.

    Satanás es, por tanto, el primer diablo de la historia sagrada, además de ser el más potente de todos. Como en el paraíso, con los beatos y los ángeles, en sus distintas categorías, también en el infierno hay una jerarquía. Mientras que el Reino de Dios está gobernado por el amor, el reino de Satanás está dominado por el odio. Los demonios se odian entre ellos y su jerarquía se basa en el terror, dijo el padre Amorth.

    Satanás me castiga…
    Un día, prosiguió el exorcista, pretendía liberar a una persona poseída por un demonio que ni siquiera estaba entre los más poderosos. ¿Por qué no te vas?, le pregunté. Porque si me voy Satanás me castiga. El objetivo de la existencia de los demonios es hacer caer al hombre en el pecado y llevarlo al infierno, explicó Amorth.

    ¿Entonces qué es lo que empuja al hombre a esta insensata obra de autodestrucción y daño? Según el padre Amorth, el hombre se ve empujado por la curiosidad, una inclinación que puede ser positiva o negativa según los casos.

    La verdadera carta vencedora del demonio, sin embargo, es estar siempre escondido y la cosa que más desea es que no se crea en su existencia. Él nos estudia a cada uno y nuestras tendencias al bien y al mal, y después suscita la tentación, aprovechándose de nuestras debilidades.

    El olvido del diablo
    La época actual se caracteriza por el olvido parcial o total de la figura del diablo que, de esta manera, obtiene sus éxitos más importantes. Si la humanidad pierde el sentido del pecado, es casi automático que aparezca la idea de que el aborto y el divorcio sean una conquista de la civilización y no un pecado mortal, observó Amorth.

    Es obvio que el diablo se esconde detrás de prácticas como el ocultismo y la magia, aprovechándose de nuestra curiosidad. Quien quiera conocer su futuro o hablar con los muertos, por ejemplo, se encuentra con el demonio sin quererlo.

    Harry Potter, cuidado…
    El padre Amorth no descarta tampoco a Harry Potter, el ídolo literario y cinematográfico de tantos niños de todo el mundo, es, según el exorcista, testimonio de la magia, y a pesar de esto se vende incluso en librerías católicas.

    Peligrosas y dudosas, para Amorth, son también las prácticas orientales aparentemente inocuas como el yoga: parece no tener propósito pero lleva al hinduismo, explicó el exorcista. Todas las religiones orientales se basan en la falsa creencia de la reencarnación.

    A la pregunta de si Satanás atormenta más las almas de los ateos o de los creyentes, el padre Amorth respondió que el mundo pagano es más vulnerable al demonio que el cristiano o creyente, sin embargo es más difícil que un ateo vaya a un sacerdote.

    Amorth, que contó que había exorcizado también a musulmanes e hindúes, puntualizó: Si se presentase ante mí un ateo le diría que yo actúo en nombre de Jesucristo y le recomendaría que se informase de quien es Jesucristo.

    Un aspecto curioso y para nada secundario de la actividad del exorcista está ligado al nombre de los demonios. “La primera cosa que pregunto al poseído es cuál es su nombre –explicó el padre Amorth–. Si me responde con el verdadero nombre, para el demonio ya es una derrota: ha sido obligado a decir la verdad, a descubrirse”.

    En caso contrario, el demonio responderá cada vez con un nombre diferente. Los demonios, en realidad, como los ángeles, no tienen nombre –dijo Amorth–, pero se atribuyen apelativos incluso tontos como Isbò: este último era un demonio con un nombre estúpido pero era potentísimo, hasta el punto que fue capaz de matar a un exorcista y a un obispo.

    Sobre una persona poseída
    El padre Amorth precisó que la persona poseída no está necesariamente en pecado mortal, porque Satanás puede poseer el cuerpo pero no el alma, y recordó que el demonio no actúa sólo con la posesión, también con el acoso, la obsesión y la infestación (esta última se refiere a lugares físicos).

    Los maleficios ligados a prácticas ocultas (mal de ojo, vudú, macumba, etc.) son casos rarísimos, dijo el exorcista.

    Quien reza y se confía constantemente a Dios no debe tener miedo del demonio. Por lo demás el padre Amorth declaró que no había tenido nunca miedo del demonio en los exorcismos. A veces, precisó he tenido miedo de hacer daño físico; por ejemplo es un riesgo exorcizar a una persona enferma del corazón.

    Amorth concluyó la entrevista confirmando que muchas personas, efectivamente, venden su alma al demonio, pero, añadió, con ironía, “yo he quemado muchos contratos”.

  2. El Yoga no es Católico ni Cristiano y es muy peligroso

    1. Disciplina o práctica milenaria, mística-espiritual hindú (1,800 a.C.). Sus posiciones y ejercicios son inseparables de su cosmovisión; “no hay hinduismo sin yoga, y no hay yoga sin hinduismo”.
    2. Fueron Christopher Isherwood y la Sociedad Teosófica quienes trajeron a Occidente el budismo zen y el yoga del Oriente. No se conocían antes estas creencias ni en Estados Unidos ni en Europa. Los gobiernos estadounidense y británico impulsaron sus planteamientos. La Sociedad Teosófica fue dirigida por masonas y ocultistas (Helena P. Blavatsky, Annie Besant, Alice Bailey).

    Fuente: José Lesta y Miguel Pedrero, Claves Ocultas del Poder Mundial, Ed. Edaf, Madrid, 2005.

    3. En cualquiera de sus formas, la finalidad del yoga no es únicamente la relajación, la correcta respiración ni el bienestar o control físico, sino la “iluminación”. Es una “vía de perfección” (de 8 pasos) a través del control de los “elementos físicos y psíquicos” de la persona que pretende el “nirvana” (extinción el sufrimiento) para alcanzar la “iluminación” (apertura del “tercer ojo”) y la “unión con Dios”. Los primeros 5 pasos (disciplina moral, purificación corporal y espiritual, posturas gimnásticas-corporales, control respiratorio y desconexión sensorial) dicen los yoguis hindúes, son la preparación para alcanzar los grados más altos del “yoga regio” o “raja yoga”.

    Fuente: Manuel Guerra Gómez, Las sectas y su invasión del mundo hispano: una guía, EUNSA, Navarra, 2003, p. 491 y 992.

    4. La “Iluminación” se lograría despertando a “Shiva” (dios hindú) en forma de serpiente (“kundalini”), que se dice mora al final de la espina dorsal, o bien, en los genitales, con objeto de que ascienda desde ese punto por la columna vertebral y vaya “activando” uno a uno los 6 o 7 “chakras” (supuestos “centros de energía” ubicados a lo largo del cuerpo) y así se una a su esposa “Parvati” (diosa “energía”) que le espera en la cabeza. El enlace Shiva-Parvati abriría el “tercer ojo” a nivel psíquico y ¿físico? Esta es la meta del “yoga kundalini” y de la “meditación dinámica”.

    Fuente: Fernando D. Saraví, Invasión desde Oriente: Los peligros de las nuevas filosofías hinduistas, Clie, Barcelona, 1995, p. 185-186. Mitch Pacwa, Los católicos y la nueva era, Florida Center for Peace, Miami, Florida, 1992, p. 256. La Biblia nos dice en Mateo 4, 10: “Está escrito: Al Señor tu Dios adorarás, sólo a Él darás culto”.

    5. Instructores y difusores de esta disciplina como Ana Paula Domínguez (Directora del Instituto Mexicano del Yoga) confirman que, en efecto, las diferentes posiciones de ese método encarnaban al dios “Shiva” a quien solían adorar mediante un símbolo fálico llamado “linga”, y que “el objetivo era obtener la liberación al fundirse con aquella poderosa deidad”.

    Fuente: Milenio Diario, 12 julio 2002.

    6. La apertura del “tercer ojo” ha sido motivo de interés de los yoguis, swamis y “maestros” orientales, como también de los ocultistas occidentales, pues afirman que con ello se tiene acceso al conocimiento de todo cuanto existe, de toda la realidad aún de la sobrenatural (por ejemplo, sobre el futuro). Por ello, personalidades como el fundador del satanismo, Aleister Crowley (“el satanista más depravado de todos los tiempos”) y Jon Klimo (el “médium” más famoso de la historia), practicaban y recomendaban ampliamente el yoga.

    Fuente: Jaime Duarte Martínez, Nueva Era vs. Buena Nueva, México, 2007, p. 64 y 329.

    7. Asociaciones como la Masonería (excomulgada por la Iglesia Católica) promueven dicha práctica oriental. En el ritual llamado “Paladión”, el segundo paso (de cinco en total) consiste en la “iluminación” o apertura del “tercer ojo”. Willian Shnoebelen (ex satanista y ex masón) quien practicó el ritual, afirma que ese ojo (“el Ojo que todo lo ve”) “es el punto de contacto entre los humanos y la conciencia de Lucifer” y se comienza a “pensar como él piensa y a ver con sus ojos… No es una buena experiencia”.

    Fuente: William Shnoebelen, La Masonería más allá de la luz, Chick Publications, California, 1997, p. 197.

    8. Gopi Krishna, ex yogui de Cachemira quien introdujo la teoría del “Kundalini” (“energía vital” y “serpiente”), estuvo a punto de caer en locura completa en 1937, mientras meditaba sobre su “chakra” superior (o “tercer ojo”). Dijo: “De aquí en adelante, durante largo tiempo, tuve que vivir pendiente de un hilo, debatiéndome entre la vida y la muerte, entre la salud y la enfermedad…”. “He pasado por casi todas las etapas de… tipos de mente: mediúmnica, psicótica y otros; durante un tiempo estuve alternando entre la cordura y la locura”.

    Fuente: Abraham Dastferrez, Nueva Era, Ed. Clie, Barcelona, 2000, p. 235.

    9. El Swami Prabhavananda advierte sobre los peligrosos efectos físicos que pueden resultar de los ejercicios de respiración yoga: “A menos que se hagan correctamente, hay una buena posibilidad de dañar el cerebro. Y las personas que practican este tipo de respiración sin una supervisión adecuada pueden sufrir una enfermedad que ninguna ciencia o médico conocidos pueden curar”. Los ejercicios respiratorios tienen como finalidad, en la religión hindú, aspirar el prana = la esencia del éter, el Atman-Brâhman, lo divino, la “fuerza vital” (“la energía”). Asimismo, el yogui Shakta Kaur Khalsa afirma: “El mito de que el kundalini es peligroso sólo sería posible mediante una muy mala práctica… la técnica y preparación adecuadas son el aislante necesario para el flujo correcto de la energía kundalini”.

    Fuente: Michel Gleghorn, “El yoga y el cristianismo: ¿son compatibles?, en: http://www.ministeriosprobe.org/docs/yoga-esp.html#text19; y Shakta Kaur Khalsa, Kundalini Yoga, Ed. Alamah, 2001, p. 10.

    10. Ana Paula Domínguez y Marco Antonio Karam (Director de Casa Tíbet México), reconocieron juntos en el programa radiofónico “¿Qué tal Fernanda?” en 2004, que el yoga puede presentar un riesgo para quienes lo practican, debido, en parte, a que en México existen numerosos institutos o escuelas no autorizados para enseñarlo.

    11. El Pbro. Manuel Guerra, un importante investigador de las sectas, afirma que es un riesgo “suprimir la conciencia”, pues según el segundo principio del “sutra” (discurso de Buda) “el yoga consiste en impedir que la conciencia/pensamiento tome formas diversas”, o sea, en la “cesación de la actividad mental”.

    Fuente: Manuel Guerra Gómez, Las sectas y su invasión del mundo hispano: una guía, EUNSA, Navarra, 2003, p. 992.

    12. El Pbro. Alfonso Uribe Jaramillo considera: “El yoga puede ser instrumento válido para el hindú que busca con sinceridad la salvación y no ha conocido la verdad revelada por el Verbo de Dios. Pero para el cristiano es un camino erizado de peligros y, a la larga, si no lo aparta de Jesucristo, lo llevará a una gran confusión, pero no a la verdadera perfección cristiana”.

    Fuente: Alfonso Uribe Jaramillo, Ángeles y demonios, Lumen, Argentina, 1995, p. 205.

    13. El Cardenal Norberto Rivera Carrera señala: “El yoga es, en su esencia, un ejercicio espiritual y corporal nacido de la espiritualidad hindú. Las posturas y ejercicios, aunque se presentan como un simple método, son inseparables de su sentido propio en el contexto del hinduismo. El yoga es una introducción a una tradición religiosa muy ajena al cristianismo. La palabra “yoga” significa “unión”. Habría que preguntarnos: ¿unión con qué?”.

    Fuente: Norberto Rivera Carrera, 18 preguntas sobre la Nueva Era, México, 1996, pregunta 16.

    14. El Consejo Pontificio para la Cultura y el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso del Vaticano ubican al yoga como parte de las muchas prácticas de la New Age, al tiempo de cuestionarla como forma de “iluminación”.

    Fuente: http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/interelg/documents/rc_pc_interelg_doc_20030203_new-age_sp.html

    15. Existen ya testimonios de posesiones demoníacas, parciales o totales, en personas que practicaron el yoga. Los mismos ocultistas y médiums ya mencionados, nos confirman lo anterior, pues usaban su cuerpo con esta técnica para entrar en contacto con los “muertos” (espíritus malignos).

    Por lo tanto, el Yoga es una forma actual de idolatría, esoterismo, neopaganismo, ocultismo, adivinación, comunicación “mediúmnica” y posesión diabólica.

    Yoga y cristianismo son esencialmente incompatibles.

    No diga ahora… que no sabía.

    http://www.yoinfluyo.com/index.php?option=com_content&task=view&Itemid=43&id=13959

  3. Excelente articulo, ilustra y enseña realidades de la vida de cada uno llevamos.
    Quien no ha pasado por momentos muy dificiles en su vida? He aqui una excelente lectura acerca del Combate Espiritual al que todos debemos prepararnos para batallar como verdaderos guerreros. QcD?

  4. es muy completa la enseñanza, estamos en continuo combate, quisiera agregar que el Maligno “huye” de la humildad, por lo que es la gracia más eficaz, junto con el Amor verdadero por el Señor, y el amparo de Nuestra Madre Maria Santisima, la llena de Gracia, consagrarse a Maria y a su Inmaculado Corazón, Ella nos concederá las Gracias necesarias de las que la revistió la Santisima Trinidad.

  5. ¡Te alabo y te bendigo Señor! Porque al leer el testimonio de Julio comprendi de donde me provino la gracia de tanta luz al leer el capìtulo de sanaciòn interior .
    Hace veinte dìas que rezo el rosario unièndome en cada Ave Marìa, con un coro de àngeles ¡Que poderosa es su intercesiòn!

  6. MIS PRIMEROS PASOS: BUSCANDO A JESÚS
    En 1992, nos separamos después de 19 años de matrimonio y con una hija de 8 años.
    Comencé un duro tránsito por el divorcio, mucha tristeza por lo que no pudo ser, pero no daba para seguir, no era bueno para nadie. Comienzo una vida diferente, a la que yo conocía, frecuentaba grupos de meditación, gimnasia, fiestas en lugares con personas que estaban “tan solas como lo estaba yo”.
    Este pasaje vivido le doy el nombre de: “atravesar el desierto” o andar en “tinieblas” o a la “deriva” sin una meta definida, solo vivía lo que me tocara hacer ese día.
    Una noche Sueño: Caminando por una calle oscura de la mano de una mujer.
    Al final de esa calle, un paredón. Podía escuchar un fuerte rugido del mar embravecido golpeando las olas contra las rocas. Sentí mucho temor, no obstante “algo me empujaba” a ver detrás de esa pared.
    Una fuerte LUZ desde el cielo, me encegueció y a la vez me llenó de “alegría”.
    Digo a mi pareja (eufórico): ¡Mira, que hermosa LUZ, allá arriba!…
    Ella, se asoma y dice: ¡A dónde! ¿Si nada hay allí?…
    ¡Allí arriba, mira!.. –Insistí-… -¡No veo, nada Julio!…
    Al despertar anoté en mi cuaderno de sueños, mientras lo hacía me vino:
    Que esa visión, no era para cualquier persona: (VER LA LUZ), y que ella aún no estaba preparada para verla.
    Pasó el tiempo, en el cual el desorden en mi vida era cada vez mayor.
    (En el 2002 leyendo a Mateo 4:16 recordé de inmediato este sueño.
    “El pueblo que habitaba en tinieblas ha visto una gran luz; a los que habitaban en paraje de sombras de muerte una luz les a amanecido”.
    Comprendí perfectamente el sentido de este pasaje, porque yo lo viví.)
    En 1997, otra vez un Sueño, me lleva a seguir en la búsqueda de esa Luz, que me llenó de alegría.
    Aún no entendía que JESÚS es la LUZ DEL MUNDO. Y que él me buscaba, que solamente Él puede darnos una “Alegría Extrema!”
    Estaba perdido y cansado de esa tristeza diaria.
    Vuelvo a tener un sueño: Me dirigía a una antigua Iglesia, a buscar una “estampita de San Jorge”.
    La persona que allí estaba dice: -¡Mire señor, disculpe, pero no tengo más, tome esta y Pídale con fe, porque él lo va a ayudar y le mostrará el camino!…
    Me desperté y anote en mi cuaderno de sueños: ‘Es un ángel porque tiene alas’, una balanza en una mano en la otra una espada y con un pie pisa algo…
    (No podía distinguir en el sueño, que pisaba).
    Al día siguiente llame a una amiga, quien me había regalado la Biblia de JERUSALÉN, (que nunca la había leído, y ni siquiera abierto), le pregunté si había un ángel, con esas características y ¿Cuál fue su respuesta?
    ¿De verdad no sabes quien es? -No, sino…No te hubiese llamado-
    Es San MIGUEL Arcángel (Quien como Dios)
    ¿Y ahora qué? –Y ahora… Dijo: deberás esperar porque sin dudas te guiaran a “entender este mensaje”. ¡Ah, Sí! Le respondí sarcásticamente.
    Impaciente, fui a preguntarle a Roberto Guardiano, (amigo de ella), y él se sorprendió más aún, pero a mi pregunta solo contestó: -¡Hermano, sin dudas… El Señor te quiere decir algo y te lo hará saber en “su tiempo”. Mas intriga, me creó dado que le pregunté de que Señor me hablaba, el sonrió y me dijo: Bueno, yo no puedo adelantarte algo que es de Dios, a mí no me corresponde, estaría adivinando, y eso no es bueno a los ojos de Dios. Sin dudas esto es de Él, y tiene algo muy especial reservado para vos que quiere mostrarte. Julio, cordobés, jaja (se río) tendrás que tener paciencia.
    A su tiempo, y en el tiempo de Dios, que no es el mismo, que el de los hombres, te lo hará saber, eso sí, “estate atento”…Una tarde, casi de noche sentí el deseo de encender una velita, de esas chatitas, me senté en el piso, solo a observar su llamita, cerré mis ojos y “veía un arroyo con el agua corriendo entre las piedras rodeada de mucha vegetación”, esta visión me daba Paz, me tranquilizaba.
    Cada vez que tenía algún contratiempo en mis tareas, o algún enojo “veía ese arroyo”. Fue allí que movido por el Espíritu me trasladé Córdoba a un lugar, llamado: Salsipuedes a 30Km de la Ciudad de Córdoba y a 720Km de mi lugar de residencia: Buenos Aires. Sin saber a que iba. Cuando llegue a la Terminal de ómnibus bajé del bus, y dije:
    ¡Señor aquí estoy, que tienes para mostrarme! Caminé en búsqueda de ese lugar que se pareciese al del sueño. Desde la Terminal, a unos 3 Km. costeando el arroyo, pero no hizo falta “ver” porque yo sentí: ¡Aquí es! -Bueno, dije sonriendo ¿si aquí es? ¡Aquí será! Me arrodillé, justo a la orillas y frente al arroyo, detrás de mí, un paredón de piedras, cerré mis ojos… Sentía solo el ruido del paso de agua entre las piedras, rodeado de una gran vegetación. Comencé a escuchar unos caballos caminando por el agua y sus patas entre las piedras, sentí cómo salían del agua, subiendo al nivel en el cuál yo estaba arrodillado, sentí como pasaban muy lentamente por detrás de mí y se detuvieron, ¿quizás están pastoreando? Pensé. Pero, y ¿si me pisan? Allí comencé a abrir mis ojos, muy lentamente gire mi cabeza, apenas hacia donde yo “sentía”. Y…Nada había allí, pero yo, sentí la presencia, volví mi cabeza a la posición normal y solo “sentía lo que fuera y me acompañaba en ese momento, me invadió una emoción, me produjo un escalofrío por mi espalda sentir. ¡No estoy solo, repetía: no estoy solo! ¡No estás solo!… Pasaban rasantes bandadas de palomas haciendo un fuerte ruido producido por sus alas. Pero al rato comencé a sentir, ya sobre mí y como a unos 6 Mts de altura.
    “Un Fuerte Aleteo” como un cuerpo o algo pesado, en el mismo lugar, (no es una paloma, ni un águilas, ni un cóndor) “el aleteo era mas fuerte y comencé a sentir mucho calor entrando por mi cabeza”, bajando por mi cuello… calentó así todo mi cuerpo (¡Jamás había experimentado cosa parecida antes!) seguía recibiendo sin abrir mis ojos… (¡No quería arruinar ese momento, era maravilloso!)
    No comprendía pero aceptaba sentía que era bueno y sanador, seguí recibiendo ese calor, era “fuego sobre mi cabeza”. Comenzó a cesar el calor y el sonido y dije en voz alta ¡Gracias Dios mío! por haberme traído hasta aquí y haberme regalado esta PAZ que siento hoy. (Necesitaba esto, me había divorciado hacia 4 años, y estaba llevando una vida muy desordenada). Detrás de mí había un paredón en Piedras altas, me vino la curiosidad de ver que había allí arriba. Trepé y pude ver como una especie de pared de piedras (pirca) 60 cm. de alto y una longitud de 6 a 7 metros. Terminé subiendo allí para ver y era una Gruta, quizás construida por los Jesuitas, miro hacia abajo, pero había una reja de hierro y detrás un vidrio protegiendo el contenido me daba el reflejo y no podía ver desde arriba que imagen había allí, cuando logro enfocar y veo: NO PODÍA CREERLO, comencé a temblar, y a gritar…(lo veo y no creo), una estatua de SAN MIGUEL Arcángel.
    La emoción y el llanto fue muy grande, al pie de esta gruta había un caño por donde salía agua entre las piedras (Agua Mineral) Para mí era AGUA VIVA el Agua que JESÚS nos da “Los que beban mi agua nunca mas tendrán sed de Mí
    Fui en busca de mi equipo fotográfico que había quedado allá en la orilla donde tuve ese Bautismo de Fuego del Espíritu Santo, y baje Tomando el Agua con un jarro que allí había, derramando esa agua también sobre mi cabeza (sentí que mis manos eran guiadas a realizar esos movimientos hoy lo sé, como bautizaba Juan el Bautista, el mismo bautismo que recibió JESÚS)
    Juan gritaba en el desierto: Yo los bautizo con agua pero detrás de mí vendrá otro que yo no estaré a su altura ni siquiera digno de atar sus sandalias, El los bautizará con el ESPIRITU SANTO.
    Bueno también hoy el Espíritu Santo, quiere que les de este TESTIMONIO, que por primera ves sale a la LUZ, en el lugar preciso. Para que lo conozcan y sepan que él utiliza también los Ángeles y Arcángeles para abrir el camino para los que como yo andaba en la “oscuridad” carenciado de la verdadera LUZ que viene de nuestro Señor JESUCRISTO.
    JULIO A. MONZALVO (Asamblea Miércoles 20 hs.) Santísima Trinidad. Jn.17:21

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s