Testimonios Jubileo de Oro – Renovación Carismática Católica

Vídeo

Testimonio del Accidente de Tren en la estación de Once

Sergio es un hermano de nuestra Comunidad Santisima Trinidad que pertenece al grupo de asmblea noche, era uno de los pasajeros de la tragedia de once, iba en el primer vagon, el mas afectado por el accidente y el poder de la Oración lo salvó.

Es difícil contar un testimonio en medio de un episodio trágico y fatal, como fue el choque del tren en la estación de once, pero es lo que viví y lo comparto:

La madrugada de la tragedia me toco estar en oración hasta las tres de la mañana, cosa que casi nunca hago, por lo cual también salí a trabajar un poco mas tarde también. Salí de mi casa invocando al Espíritu Santo de una manera muy fervorosa ese día y me acordaba también que hacia nueve años justo hacía incursión en los grupos de oración de la rcc y así me fui viajando. En un momento tuve el presentimiento que se venia un accidente …

Lee aquí el testimonio completo

La atea que encontró a Dios mientras escribía un libro sobre vaginas

Hoy es católica y ermitaña

Sally Read nació en Suffolk, Inglaterra, en 1971. “Fui educada como atea, el credo de la no-creencia estaba en mi sangre, el cristianismo era un síntoma de debilidad mental y de intolerancia“, escribe en su testimonio, recién publicado por The Tablet. “Mi bisabuelo era un Orangeman [militante unionista anticatólico] en Irlanda del Norte, vengo de generaciones de protestantes de línea dura convertidos en ateos. Ahora, cuando rezo el Rosario, me pregunto qué mujer entre mis ancestros fue la última en hacerlo y si lo dejó con facilidad”.

Sally se formó y trabajó como enfermera psiquiátrica, pero en los últimos años se ha podido dedicar con más asiduidad a su pasión: la poesía. En 2001 recibió el premio Eric Gregory de la Society of Authors y ha publicado ya tres antologías (pueden explorarse en su blog ( www.farnearness.blogspot.com ). En YouTube se puede ver un vídeo de un minuto y medio en el que recita uno de sus poemas.

Todo en su vida se transformó en primavera de 2010 por la causa más extraña: ¡buscaba monjas para preguntarles por su vagina!

Lee aquí el testimonio completo

De asesina satánica a monja salesiana

 “De asesina satánica a monja salesiana…
y todo por un abrazo”

LA INCREÍBLE VIDA DE MICHELA, DE «NUOVI ORIZZONTI»

De pertenecer a una secta satánica a monja, tras intentar asesinar a la que hoy es su superiora

Michela, en la actualidad religiosa de la Comunidad  Nuovi Orizzonti, tiene una vida de película. Abandonada por su madre cuando era un bebé, atrapada por una peligrosa secta satánica, convencida de la necesidad de asesinar a una monja por indicación de la sacerdotisa, que a la vez era su psiquiatra… Cuenta su testimonio en ReL con una intensidad y pasión, que a más de uno le dejará pensativo…

Cuando se experimenta el amor de Dios, se aprende que no se puede guardar para uno mismo. Yo llevo diez años viviendo esta forma de amor. Llevando el amor a quienes no conocen el amor de Dios.

«Chiara, sácanos de este infierno»

La comunidad a la que pertenezco nació en 1984, fundada por Chiara Amirante, que comenzó a llevar la palabra de Dios a los puntos de muerte de la ciudad de Roma. Tantos jóvenes que no conocían la palabra de Dios le pedían: «Chiara, sácanos de este infierno».

No creía absolutamente nada en Dios

Yo llevo doce años en la comunidad. Tengo 40, pero cuando entré, no creía absolutamente nada en Dios. Creía que los sacerdotes y las religiosas se hacían sacerdotes y religiosas por falta de trabajo. Veía una Iglesia que solo daba reglas. Una Iglesia que prohibía todo.

Además, yo me hacía una pregunta: «Si es verdad que Dios es amor, ¿por qué en el mundo hay sufrimiento?». Me lo preguntaba porque con el sufrimiento tuve contacto apenas nací. Mi papá y mi mamá me abandonaron en un hospital recién nacida. Viví mis primeros seis años de vida en un orfanato. Dos meses después de que saliese de allí, el instituto fue clausurado por maltrato a menores. Yo había conocido todo menos el amor, y cuando un niño no conoce el amor, es difícil que de adulto sepa dar amor. Crecí rebelde. En la escuela era instrumento de santificación para los profesores.

Lee el testimonio completo aquí