P. Francisco Muñoz Molina O.SS.T. (Paco) – Siempre estarás vivo en medio de tu comunidad – Renovación Carismática Católica

Falleció un impulsor de la Renovación Carismática

Buenos Aires (AICA): La Renovación Carismática Católica lamentó la muerte del padre Francisco Muñoz Molina OSST, ocurrida el jueves 12 de marzo. El sacerdote trinitario fue uno de los principales impulsores de este movimiento eclesial en la Argentina. Se encontraba en la parroquia Santísima Trinidad, del barrio porteño de Nuñez, donde colaboraba como vicario parroquial.

Durante la realización del Concilio Vaticano II, el padre Muñoz Molina era superior de la Casa Trinitaria en Roma. Fue invitado a asistir a por su condición de teólogo y, junto a otros intelectuales, observó la necesidad de poner el acento en la presencia del Espíritu Santo en la Iglesia. Más adelante se sumó para impulsar la Renovación Carismática Católica en la Argentina.

El sacerdote trinitario se involucró decididamente en 1970. Luego de participar de un retiro espiritual con jóvenes, comenzó a fomentar en la parroquia de Nuñez esa “experiencia transformadora”. Comenzó con la Juventud Trinitaria y luego inició un grupo para adultos que aún persiste.

La parroquia Santísima Trinidad fue la primera en recibir a los grupos de oración de la renovación carismática. El 4 de octubre de 1974 fundó la “Comunidad Santísima Trinidad”, que continúa también en Villa María, provincia de Córdoba, y en Candelaria, Misiones.

“El padre Muñoz Molina fue uno de los principales introductores de la Renovación Carismática en la Argentina. Muchos nos beneficiamos con sus inspiraciones, enseñanzas y orientaciones, que trascendieron la comunidad de la Santísima Trinidad. Estamos seguros de su felicidad en el Cielo con Aquel a quien le fue fiel, hasta el fin de sus días”, manifestaron en el movimiento.+

El Papa con la Renovación Carismática Católica – Publicado en el Diario La Nación

Lunes 02 de junio de 2014 | Publicado en edición impresa
Vaticano

Ovación carismática al Papa en un estadio lleno

Aunque no fue la primera vez de un pontífice en el estadio Olímpico (Juan Pablo II había estado en 1984, cuando se celebró allí el Jubileo Internacional de los Deportistas), Francisco se convirtió en el primer papa que participa de la cumbre anual del movimiento carismático, que suele tener lugar por lo general en la localidad balnearia de Rímini, en el norte de Italia.

“¡Por favor, no enjaulen al Espíritu Santo! ¡Libertad!”, pidió el Papa durante el encuentro, en el que también advirtió que “el Diablo quiere destruir a las familias”.

“Las familias son iglesias domésticas donde Jesús crece en el amor de los cónyuges y en los hijos. Por eso la familia es atacada. ¡El demonio trata de destruirla”, dijo. “Que el Señor bendiga a las familias, que las refuerce, porque la familia está en crisis, el Diablo quiere destruirla.”

Al principio del encuentro, que comenzó a las 17 de una jornada de sol y calor, en lo que fue considerado un “milagro” de los carismáticos, Francisco, que nunca canta durante las celebraciones, por primera vez entonó con ganas un canto en castellano (“Vive Jesús el Señor”). “Seguro alguien les hizo saber a los organizadores que me gustaba ese canto”, reconoció luego el Papa, que recordó que lo solía cantar en sus encuentros anuales con la Renovación Carismática en la Catedral de Buenos Aires. “Gracias, me hicieron sentir en casa”, dijo, en medio de aplausos.

Directo y sincero, Francisco también recordó: “Yo no amaba mucho a los carismáticos, porque me parecían una escola de samba, no compartía su modo de rezar. Después comencé a conocerlos y me di cuenta del bien que le hacen a la Iglesia”.

La RCC es un movimiento católico que nació en un retiro de 30 estudiantes y varios profesores de la Universidad de Duquesne, en Pensilvania (Estados Unidos), a principios de 1967, y se extendió con rapidez por otras ciudades de ese país. Juan Pablo II lo definió como “una manifestación elocuente de la vitalidad siempre joven de la Iglesia”. Considerada una de las respuestas laicas al Concilio Vaticano II (1962-1965), la Renovación Carismática tiene como ejemplo las comunidades cristianas primitivas. Según la organización, cuenta 71 millones de seguidores en todo el mundo.

Ante 1000 sacerdotes, laicos, 3000 chicos, obispos, algunos cardenales y delegaciones de 56 países, Francisco rezó para que bajara el Espíritu Santo sobre todos, especialmente enfermos y excluidos. “Enséñanos a no luchar entre nosotros para tener un pedazo de poder, enséñanos a ser humildes, a amar a la Iglesia más que nuestras internas”, exhortó.

La parte más emotiva fue cuando, al final, los 52.000 fieles, con los brazos levantados, elevaron una plegaria especial por el Papa, que se arrodilló, con los ojos cerrados y concentrado.

UN MOVIMIENTO RENOVADOR

Tras el Concilio Vaticano II, la renovación carismática nace en Estados Unidos en 1967 y rápidamente se extiende en todo el mundo, con fuertes críticas conservadoras.

En la Argentina

El movimiento también se encuentra representado y fue impulsado desde 1969 por los sacerdotes Francisco Muñoz Molina y Alberto Ibáñez Padilla.

Enseñanza del Papa Francisco en sus primeros meses de Pontificado – Renovación Carismática Católica Argentina

Las 25 frases del Papa Francisco que sorprendieron al mundo.
Si bien podría decirse que los argentinos estaban acostumbrados a su retórica, sus formas continúan dando que hablar en el mundo entero

franciscoLa Iglesia no es una ONG piadosa: “Podemos edificar muchas cosas, pero si no confesamos a Jesucristo, nos convertiremos en una ONG humanitaria, pero no en Iglesia, Esposa del Señor. La Iglesia no es una organización nacida de un acuerdo entre personas, sino la obra de Dios”

Una Iglesia pobre para los pobres: “San Francisco de Asís es el hombre que nos da este espíritu de paz, el hombre pobre… Ah, ¡cómo quisiera una Iglesia pobre y para los pobres! La pobreza se aprende con los humildes, los enfermos y con todos aquellos que están en las periferias existenciales de la vida. La pobreza teórica no nos sirve. La pobreza se aprende tocando la carne de Cristo pobre en los humildes, los pobres, los enfermos y los niños”.

El que no reza al Señor, reza al diablo: “Cuando no confesamos a Jesucristo me viene a la mente la frase de Léon Bloy: ‘El que no reza al Señor, reza al diablo’. Cuando no confesamos a Jesucristo, confesamos la mundanidad del diablo, la mundanidad del demonio”.

Lee aquí el artículo completo