Perdonar, perdonar, perdonar… otra vez?

Cuántas personas te han enseñado a cómo perdonar setenta veces, siete veces? Esas son las que repetidamente – a veces setenta veces  en un día! – te dan oportunidades para practicar el perdón.

Este método de aprender la lección del pasaje del Evangelio de hoy NO es divertido. ¡Pero hay una razón por la que Dios lo permite!: Ellos necesitan este gesto de misericordia más que los demás. Y en su gran preocupación de Dios, por ellos, él los pone en NUESTROS caminos. ¡Caramba! gracias Dios, pero ¿no podrías haber escogido a otra persona?

Tales personas están en una necesidad desesperante de amor; ellos (los que nos ofenden) han recibido menos de AMOR que nosotros, y por eso ellos se comportan tan mal. En muchos casos, ellos NUNCA han recibido el verdadero amor; su única experiencia de tal “amor” es realmente la co-dependencia o el control o el condicionamiento.

Lea el texto completo
Anuncios