3- Edifica una nueva mente

Seminario de Crecimiento en una Nueva Esperanza.


Texto Central: Números 13,1-33

Texto Secundario: Romanos 12,2 “No vivan ya según los criterios del tiempo presente; al contrario, cambien su manera de pensar para que así cambie su manera de vivir y lleguen a conocer la voluntad de Dios”

Objetivo de la enseñanza: Comprender la vital importancia que tienen los pensamientos que guardamos en nuestro corazón.

Proposición: Los pensamientos que conservamos en nuestro corazón determinan nuestra forma de vida.

Interrogación: ¿Son tan importantes los pensamientos que mantenemos en nuestro corazón?

Desarrollo:

  • Tu forma de pensar tiene un impacto directo en las personas que dependen de ti (13,2)

Dios le dice a Moisés “de cada tribu enviarás un LÍDER”. ¿Por qué? Porque lo que un guía piensa, tiene una influencia decisiva en el resto del grupo. En los versículos posteriores queda evidenciado el impacto negativo

Por eso es fundamental tu forma de pensar, porque vas a influir de un modo positivo o negativo en tu familia, en tu trabajo, en tu barrio, en tu edificio, en tu iglesia. Por eso debemos mantener en nuestra mente los pensamientos de Cristo Jesús, debemos llegar a tener su mente (Cf. 1 Cor 2,16)

  • Debe haber un cambio profundo en tu personalidad (13,16)

El Señor a través de Moisés le cambió el nombre a Oseas (que significa salvado) por el de Josué (que significa Yehoshua, el Señor es salvación. Equivalente al castellano “Jesús”). Josué fue discípulo de Moisés y Dios había trabajado su carácter de modo que ya no fue solamente un salvado cualquiera, sino que había descubierto que la fuente de la salvación estaba en Dios mismo. No estaba en si mismo (en sus propias fuerzas), ni en otras personas, ni en la suerte, o las circunstancias exteriores.

Dios quiere que cada uno de nosotros experimente ese profundo cambio en nuestro corazón, es decir que tengamos la plena seguridad y la certeza de que estamos salvados, porque Jesús ya nos salvó, y salvar en la biblia quiere decir pasar de una situación de angustia o aflicción a una situación de libertad, sin limitaciones, también significa asegurar, sanar, preservar y librar a alguien de la muerte.

  • Sólo los que mantienen en su mente las promesas de Dios pueden tener victoria (13,30; 14,5-9)

De los doce líderes enviados a explorar la tierra prometida, sólo 2 mantuvieron su corazón y su mente llenas de la voluntad poderosa de Dios, los otros 10 se llenaron de miedo y de falsas ideas contrarias al querer del Señor. Luego de varios años de dar vueltas en el desierto toda esa generación murió y una nueva generación del pueblo de Dios fue la que entró en la tierra prometida guiada por 2 líderes ya maduros, Josué y Caleb que fueron los que edificaron sus corazones con las promesas de Dios.

Nosotros si queremos tener la plena victoria de Dios en nuestras vidas, para tomar posesión de nuestra tierra prometida debemos cambiar nuestros pensamientos como estos hombres de Dios. Ellos cambiaron el “No podremos, no tenemos fuerzas suficientes” por el “Estoy seguro que podremos hacerlo, subamos a conquistar”. El “son gigantes, nosotros parecíamos langostas” por el “no tengan miedo de esa gente, son pan comido”. El “esa tierra traga a sus propios habitantes” por “esa tierra es increíblemente buena, abundan la leche y la miel”. El “Escojamos otro líder y volvamos a Egipto, con llantos, gritos y murmuraciones” por el “No se rebelen, no tengan miedo, el Señor nos hará entrar en esa tierra”.

Conclusión: Debemos edificar constantemente en la presencia de Dios, un nueva manera de pensar, llena de esperanza sobrenatural, con los pensamientos puestos en la voluntad del Señor.


Taller:

Para la semana:

  • Orar todos los días dándole permiso al Espíritu Santo de que entre en nuestra mente y edifique nuevos pensamientos basados en la voluntad de Dios y sus promesas.
  • Orar con los salmos 19, 30, 139
  • Leer y meditar sobre la importancia de los pensamientos Isaías 55,8-9 – Mateo 9,4; 15,19 – 1Cor 2,11 – 2Cor 10,5; 11,3 – Fil 4,7

Para la próxima reunión:

  • Testimonios: Desde la reunión anterior y durante la semana, que pensamientos comenzaron a ser cambiados
  • Compartir la experiencia de oración con los salmos durante la semana
  • Leer en grupos y compartir lo que hayan meditado sobre las citas bíblicas propuestas para la semana.

Canciones para llenarnos de Esperanza:

Esperar en TI

Esperar en Tí difícil se que es,

mi mente dice no, no es posible.

Pero mi corazón confiado está en Tí,

Tu siempre has sido fiel me has sostenido.

Y esperaré pacientemente, aunque la duda me atormente

yo no confío con la mente, lo hago con el corazón.

Y esperaré en la tormenta, aunque tardare tu respuesta,

yo confiaré en tu providencia, Tu siempre tienes el control

Haz click aquí para continuar con la siguiente enseñanza “Siembra la Esperanza”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s