Creciendo en comunidad

LA COMUNIDAD

Dios es comunión de amor, es un misterio: Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres personas divinas que forman un “Nosotros”. “Las personas divinas son realmente distintas entre sí: Dios es único pero no solitario” (Catecismo Católico nº 253 y 254).

Las personas divinas, inseparables en su ser, son también inseparables en su obrar (Catecismo C..n º267), sin embargo, cada uno tiene su propia acción:

  • El Padre es el Creador, me creó como también a todo el mundo que me rodea.
  • El Hijo es el Salvador, es el Redentor que me salva del mal y de la muerte.
  • El Espíritu Santo es el Santificador, el que me da vida y transforma mi espíritu.

Contamos con el amor de Dios. Nuestra esperanza debe ser arrojarnos en sus manos amorosas: esta confianza nos lleva a superar las angustias y depresión.

En la creación Dios instituye la familia que es la comunidad humana:. “Y Dios creó al hombre a su imagen, los creó varón y mujer”(Gén.1,26-27) “Por eso el hombre deja a su padre y a su madre para unirse a su esposa, y los dos llegan a ser como una sola persona” (Gén.2,24)

En este “hagamos al hombre a nuestra imagen” Dios nos está mostrando cómo debemos vivir en comunidad, a semejanza de la Comunidad Trinitaria. Nos creó un Dios comunitario, para vivir en comunidad con Él, con nuestros semejantes y con la naturaleza.

La base de toda Comunidad es la alianza de amor nueva, eterna y universal que Dios Padre hace con nosotros, en Jesucristo. Esta Alianza es la que tenemos que vivir en nuestro hogar, nuestra familia, con nuestros vecinos, nuestro país, en nuestra comunidad de Iglesia, en el mundo.

La Iglesia es una gran comunidad. El Espíritu Santo se manifiesta principalmente en comunidad, como lo vemos en Pentecostés cuando estaban todos reunidos con María; allí se derramó el Espíritu Santo regalando los dones y carismas.

La Iglesias es un cuerpo donde cada uno tiene su carisma y su ministerio sirviendo a los demás. Nos une nuestro compromiso de amor con Jesús y su Evangelio. Rom.12, 4-5: “Porque así como en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos tienen la misma función, así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo en Cristo y somos todos miembros unos de otros”. Cada uno tiene sus propios dones y carismas que el Señor le entrega para beneficio de la comunidad. Pablo dice que todos los carismas son necesarios para el buen funcionamiento del cuerpo, insiste en la misma dignidad y en la corresponsabilidad de todos. 1° Co 12, 7 “Dios da a cada uno una prueba de la presencia del Espíritu, para provecho de todos”.

En la Iglesia, que es ese cuerpo de Cristo, cada cristiano tiene una función particular para el bien del conjunto pues no todos sirven para lo mismo. 1° Co 12, 27-28 “Ustedes son el cuerpo de Cristo y cada uno de ustedes es parte de ese cuerpo. Dios ha querido que en la Iglesia haya, en primer lugar, apóstoles; en segundo lugar, profetas; en tercer lugar, maestros luego personas que hacen milagros, y otras que curan enfermos, o que ayudan, o que dirigen, o que hablan en lenguas.”

El encuentro con Jesús lleva necesariamente al encuentro con el hermano. El primer mandamiento, amar a Dios va unido al segundo: amar al prójimo. Tenemos que aprender en el amor de Dios a aceptarnos unos a otros, vencer nuestro egoísmo. El Espíritu Santo, fuente de unidad, nos va capacitando para ser uno en nuestra diversidad. Todas las dificultades de las comunidades, comienzan y terminan en nosotros. Con frecuencia cuando me cae mal alguien es porque yo proyecto en ella mis temores, angustias, rechazos.

Los hermanos me ayudan a permanecer en Jesús y si me caigo, me ayudan.

Jesús siempre se retiraba a orar antes de hacer algo. Nosotros también debemos orar antes de hacer algo, orar para superar las dificultades, para permanecer en la roca firme que es Jesús. Sentirme amada por Jesús y por mis hermanos, valorada y aceptada, me da confianza y da unidad al cuerpo, nos une como grupo. Me alientan llamándome por teléfono o dándome una palabra oportuna: esa llamada me da nuevas fuerzas, confortándome, de alguna manera, en las dificultades.

La Comunidad es camino y es vida, es el mismo Dios quien nos va ayudando a despojarnos del hombre viejo que todos llevamos dentro sacando nuestros egoísmos, nuestro pecado, enseñándonos a perdonar, sanando nuestro corazón. Aceptar al otro y tener paciencia es lo que nos cuesta pero acordémonos que Dios nos perdona y nos acepta. Gal 5, 25 y 26 “Si ahora vivimos según el espíritu, dejémonos guiar por el Espíritu; depongamos toda vanagloria, dejemos de querer ser más que los demás y de ser celosos.”

Se da la auténtica relación con el otro cuando soy capaz de aceptar la parte del otro que no entiendo pero la respeto. Una comunidad empieza a ser verdadera comunidad cuando dejamos de mirarnos el uno al otro para mirar juntos en la misma dirección.

Si veo una falla en mi, tengo que reconocerla y confesarla para que nazca en mí el amor en esa área de mi alma. Que no nos muevan las murmuraciones, ni las críticas nos afecten tanto. Lo primero es conocernos a nosotros mismos, nuestras cualidades y también nuestros defectos, para que ni los halagos ni las críticas nos alteren. Si nos critican, demos gracias a Dios porque en la luz del Señor y con su gracia, podremos corregirnos. En las dificultades, no nos olvidemos que Jesús está con nosotros y nos levanta.

Todo lo que uno tiene y es, lo recibe del Señor y también de los otros. Muchas personas nos han ayudado en el camino, nos han dado cariño, apoyo, nos han enseñado y también corregido. Todos los que me hicieron daño también me enseñaron pues el dolor hace crecer.

También es importante ser agradecidos: dar gracias por lo que el Señor nos da y también agradecer a nuestros hermanos lo que ellos nos dan. Tener nuestro propio magníficat con la historia de mi vida, para dar gracias al Señor por todo lo que me da cada día, tener una memoria del corazón.

LO QUE DEBE ESTAR EN TODA COMUNIDAD

CUALIDADES QUE DEBE TENER TODA COMUNIDAD

Amor: atender con amabilidad, buscando la comunicación con el otro.

1ª Juan 4,20 “Si uno dice:” yo amo a Dios” y odia a su hermano, es un mentiroso. Si no ama a su hermano a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve”.

Amistad: es la forma más sublime del amor. Estamos llamados a ser amigos. Amistad implica intercambio, comunicar lo que uno tiene y lo que uno es, entregarse por entero. El conocimiento de la otra persona es indispensable ya que no podemos amar lo que no conocemos.

Tolerancia: aceptar que el otro piense distinto, que tenga caminos y soluciones diferentes a las mías. En Col.3, 13 leemos: “Sopórtense y perdónense unos a otros si uno tiene motivo de queja contra otro. Como el Señor los perdonó, a su vez hagan ustedes lo mismo.”

Paciencia: aceptar las debilidades, las fallas del otro pues todos nos equivocamos. Aceptar que los tiempos del otro son diferentes a los míos.

Respeto: hacia las otras personas, sus gustos, sus pertenencias, su manera de ser. No tratar de cambiar al otro.

Lealtad: de unos con otros apoyándose mutuamente, corrigiéndose respetuosamente las faltas, evitando las burlas, la ironía, la dureza o la exposición pública. Las murmuraciones sólo dividen y en nada ayudan a construir la Iglesia de Dios. ¿Tienes algo en contra del hermano? Ve y díselo a él y soluciona el problema en el mismo grupo, no se necesita un interventor de afuera, tampoco pidas oración a un montón de gente por el hermano pues así las cosas no se solucionan y muchas veces se agrandan.

Ayuda mutua: el ideal de la comunidad es ser amigos, hermanos en Cristo. Jesús me llama a conocerlo y también me llama a conocer a mis hermanos, a compartir lo que ambos llevamos en el corazón, nuestras penas y alegrías, porque al no comunicarnos nos aislamos y dejamos de amar. También Jesús compartió con doce apóstoles, confió en ellos y los llamó amigos a pesar de que eran hombres que se peleaban, querían los primeros puestos, muchos eran violentos…

Col 3, 23 y 24 “Cualquier trabajo que hagan, háganlo de buena gana, pensando que trabajan para el Señor y no para los hombres. Bien saben que el Señor los recompensará dándoles la herencia prometida”.

Gal 6, 2 “Lleven las cargas unos de otros y así cumplan la ley de Cristo.”

Unidad: que en el grupo todo sea transparente. Para que haya unidad es necesario que superemos nuestro individualismo y nos adentremos en la común unidad que nos lleva a Jesús el Señor. Debemos estar unidos ya que somos una familia de fe, somos hermanos en la fe. La unidad está basada en el amor de Jesús, es la Palabra que se enraíza y crece en nuestro corazón y de ella damos testimonio con nuestros labios.

Ef 4, 1-6 “Os exhorto a que viváis de una manera digna la vocación con que habéis sido llamados, con toda humildad, mansedumbre y paciencia, soportándoos unos a otros por amor, poniendo empeño en conservar la unidad del Espíritu con el vínculo de la paz. Un solo cuerpo y un solo espíritu como una es la esperanza a que habéis sido llamados. Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos que está sobre todos, por todos y en todos.”

Es importante apoyarnos mutuamente para lograr la unidad. Jn 17, 21 “Que todos sean uno como tú Padre, estás en mi y yo en ti. Sean también uno en nosotros: así el mundo creerá que tu me has enviado.”

La unidad es respetuosa del otro. Me interesa conocerlo más pero respetando las diferencias de lo que somos cada uno. El respeto lleva al perdón, el otro es distinto a mí pero nos une el amor a Jesús. Veamos lo positivo del otro, lo negativo lo entregamos al Señor para que él lo transforme.

La Renovación es una corriente de gracia pero si no tenemos unidad, no dejamos pasar esta corriente. El Señor pone la unidad pues ella es uno de los frutos del Espíritu: pidámosle al Señor que nos de la gracia de la unidad pero también nosotros tenemos que trabajar para lograrla. Nada de “el Señor me dijo” y me disparo por mi cuenta. Compartir la vida con mi comunidad, no sólo la oración. No seamos “llaneros solitarios”: Dios nos dio el ejemplo siendo un Dios de unidad: tres personas distintas en completa armonía. El Señor habla a través de la comunidad.

Orar: por cada uno de los miembros de la comunidad y sus necesidades.

ENEMIGOS DE LA COMUNIDAD

Peleas: en ellas me coloco en un plano superior al otro y ¿quién me dijo que yo tenía la razón?

Las críticas: las críticas que se hacen secretamente dan lugar a las murmuraciones. Paremos los juicios y rivalidades. Debemos de ganar al hermano por el amor y no perderlo por la crítica.

Rom 14,10 “¿por qué criticas a tu hermano? o ¿por qué lo desprecias? Todos hemos de comparecer ante el tribunal de Dios.”

Las mentiras: pues es fácil que estas degeneren en calumnias y falsos testimonios. Una forma de mentir es exagerar y adulterar: adulteramos cuando agregamos o quitamos datos de lo ocurrido con el fin de impresionar al otro. Donde está Dios existe verdad. El demonio es el rey de la mentira.

Col.3, 9 – 10 “No se mientan unos a otros: ustedes se despojaron de hombre viejo y de sus vicios y se revistieron del hombre nuevo que no cesa de renovarse a la imagen de su Creador hasta alcanzar el perfecto conocimiento.”

Za.8, 16 “Esto es lo que deben hacer: díganse la verdad unos a otros y cuando juzguen, pronuncien sentencias justas.”

El rencor y faltas de perdón impiden amar al otro, comprenderlo y ayudarlo.

Stgo.2, 14 “Hermanos, si uno dice que tiene fe, pero no viene con obras ¿de qué le sirve? ¿Acaso lo salvará esa fe?”

Rivalidades

Fil.2, 3 “No hagan nada por rivalidad o vanagloria. Que cada uno tenga la humildad de creer que los otros son mejores que él mismo”.

Anuncios

Un pensamiento en “Creciendo en comunidad

  1. QUE ENSEÑANZA TAN PRECIOSA COMO QUISIERA TENER VELOCIDAD PARA PODER ESCRIBIR MAS RAPIDO LAMENTABLEMENTE NO TENGO IMPRESORA Y ME CUESTA UN MONTON ESCRIBIR PARA LA GLORIA DE DIOS SOY LA CORDINADORA DE UNA PEQUEÑA CUMUNIDAD Y LE HE PEDIDO AL SANTISIMO QUE ME PERMITA EL TIEMPO CON VOY A ESTAR EN ESTE PUESTO HACER CRECER ESPIRITUALMENTE A MIS HERMANOS PERO COMO CUESTA AVECES ME DESESPERA PORQUE NO ENCUENTRO COMO PERO ESTO ME AYUDA A VER QUE PUEDO HACER MIL GRACIAS POR LA ENSEÑANZA SI TIENEN ALGUNAS DENAMICAS DE GRECIMIENTO LE VOY A AGRADECER UN MONTONON MIL GRACIAS QUE EL SEÑOR ME LOS BENGA Y COLME SU VIDAD DE MUCHO ESPIRITU SANTO MI CORREO ES patty_rivas 73@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s