Tenemos Papa

20130315-101704.jpg

En estos días, los católicos hemos sido sorprendidos por una noticia: “Habemus Papa”. Pero un Papa que después de mucho tiempo no es europeo. Es americano y no sólo eso, es “argentino”.

Un Papa, que cuando era Obispo de Buenos Aires, tuvo la amabilidad de invitar cada año a toda la Renovación Carismática Católica a celebrar una misa presidida por él en la catedral. Que fue quien nos firmó la aprobación en el seno de la Iglesia como “Comunidad Carismática de Alianza Santísima Trinidad”.

Damos gracias a Dios por este hijo suyo, ahora al servicio de toda la Iglesia Universal. Una Iglesia que necesita sencillez, humildad, pequeñez y valentía para enfrentar los desafíos del mundo actual.

Debemos sacar a pasear a Jesús por la Ciudad de Buenos Aires, nos dijo una vez. Ahora le dice a toda la Iglesia Universal que “debe salir a anunciar a Jesús”. Que debe caminar, que no se puede detener.

Este Papa es un profeta que habla con los gestos, que dice mucho con cada cosa que hace o que deja de hacer. Que no quiere ostentaciones, pues ha hecho votos de pobreza, que se nota que vino a servir y no a ser servido, un verdadero discípulo de Jesús.

Por otra parte en nuestro país, los católicos hemos visto con dolor como se lo abucheaba en un acto político, como era acusado falsamente por periodistas sin escrúpulos, como algunas personas en redes sociales, llegaban casi al insulto, otros a la burla. Pero esto no nos tiene que extrañar, porque Jesús dijo que esto les iba a suceder a los discípulos, que iban a ser maltratados por seguirlo a Él. Porque la Palabra de Dios es molesta, porque denuncia las injusticias. Porque como obispo de Buenos Aires, denunció la trata de blanca, el trabajo esclavo, la prostitución infantil, la venta cada vez mayor de droga en toda la ciudad y muchos males mas, porque no se cayó. Es por eso que algunas personas no lo quieren, que lo atacan y lo seguirán atacando.

Por eso nos comprometemos a hacer lo que el nos ha pedido constantemente, cada vez que nos encontramos con el hombre “Jorge Mario Bergoglio”, vamos a rezar cada día por el, para que tenga la fuerza, la luz y la autoridad para renovar toda la Iglesia de Jesucristo.

Anuncios