Adivinación – Líbranos del Mal

Esta es otra publicación de la Serie: “LIBRANOS DEL MAL”

En cuanto a la adivinación, hay muchas formas de realizarla. Todos conocemos a los videntes que la practican a través de la bola de cristal. Otros adivinan por medio de las cartas (cartomancia) o por medio de las líneas de la mano (quiromancia) o por medio de los sueños (oniromancia), o por la luz de las velas (velomancia) o por el tarot.

Algunos leen el futuro por medio de la borra del café o del té, o por medio de manchas de tinta o de hojas de coca o de las brasas… Hay quienes interpretan el significado de los números según el día del nacimiento o de algún hecho personal para ver el futuro de la persona (numerología). Los chinos utilizan el viejo sistema del I-Ching.

Sobre la adivinación, en general, nos dice el mismo Dios: Que no haya en medio de ti quien se dé a la adivinación ni a la magia ni a hechicerías o encantamientos; ni quien consulte a encantadores ni a espíritus ni a adivinos ni pregunte a los muertos. Es abominación ante Dios cualquiera que esto hace (Det 18, 10-12). No acudan a los que evocan a los muertos ni a los adivinos ni los consulten para no mancharse con su trato…, ni practiquen la adivinación ni la magia (Lev 19, 26.31).

En el Catecismo de la Iglesia católica se dice: Todas las formas de adivinación deben rechazarse, el recurso a Satán o a los demonios, la evocación de los muertos y otras prácticas, que equivocadamente se supone desvelan el porvenir. La consulta de horóscopos, la astrología, la quiromancia, la interpretación de presagios y de suertes, los fenómenos de visión, el recurso a mediums…, están en contradicción con el honor y respeto que debemos solamente a Dios (Cat 2116).

Los Padres de la Iglesia, desde los primeros siglos, condenaron estas prácticas de adivinación. Por eso, hay una absoluta incompatibilidad entre la realización de estas prácticas y el ser cristiano. Ni siquiera se pude asistir como meros espectadores, pues no están exentos de los peligros y de la influencia del mal. Hay que evitar a toda costa ir a adivinos, aunque tengan muchas estampas religiosas y digan que trabajan solamente con magia blanca; y no se deben aceptar sus talismanes u objetos que, supuestamente, dan suerte o liberan de daños ajenos.

Puedes leer otras enseñanzas de la serie “Libranos del Mal”

Puedes visitar nuestra sección “Enseñanzas”

Anuncios

Un pensamiento en “Adivinación – Líbranos del Mal

  1. Encima de mi apartamento, vive una familia santera: lo cual no me gusta nada; son inquilinos y desde hace años sueño que se muden. Y tengo familiares muy cercanos aliados con la santería: Señor has lo posible y lo imposible para que estas potestades que usan estos seres humanos (inclusive familiares) para acercarse a mi, salgan fuera… Gracias…

Los comentarios están cerrados.